Pin It

JOHN NELSON DARBY  

UNA BIOGRAFIA

(1800-1882)

 

El Tertuliano de estos últimos días fue el hijo menor de John Darby de Leap Castle. El año de su nacimiento, en Westminster, 1800; nació también E.B.Pusey, quien debía ser el campeón del Anglo-Catolicismo. Este siglo rico en predicadores, teólogos y maestros, es admitido por todos quienes conocen el así llamado mundo religioso del periodo, ha sido poderosamente  influenciado por las personalidades de estos dos hombres, quienes han dejado indelebles marcas sobre la faz de la cristiandad.

Ambos vinieron a ser clérigos de la iglesia Anglicana y vivieron vidas de verdadera piedad; trabajando, aunque en formas completamente diferentes, para realizar el gran ideal (la unidad visible de la Iglesia de Dios).  Es de notar que ambos terminaron sus labores en el mismo año. Pusey será siempre recordado por las vistas y prácticas asociadas a su nombre.

Entre las comunidades Disidentes existía en ese tiempo una fría exclusividad casi llegando al fariseísmo; sus esperanzas estaban en la reforma política. Toda la iglesia profesante, vírgenes prudentes e insensatas cabecearon y se durmieron. La reforma, tuvo un manifiesto y poderoso efecto; los hombres de iglesia no podían fallar de ver que su casa estaba en peligro. La escuela Anglo-Católica dentro de los límites del establecimiento, comenzó a ver la necesidad de basar sus demandas contra la invasión radical sobre la sucesión apostólica, imponiendo formas, a las cuales los Disidentes (grupos de cristianos en desacuerdo con la iglesia establecida, es decir, el Anglicanismo) no tenían pretensión, y de hecho repudiaban.

Al mismo tiempo, los corazones de estos creyentes en las varias denominaciones fueron movidos a estudiar las Escrituras, y, como siempre, haciendo así encontraron la luz derramada en sus mentes.
Algunos ¡Ay! Como Pusey, en lugar de humillarse por la luz escritural, la oscureció por formas e imaginaciones humanas, importadas mayormente de tradiciones en los escritos de los primitivos, y así llamados "padres de la iglesia", sembrando por ello terribles semillas de error, que desde entonces  han venido a ser abundantemente fructíferas en la iglesia establecida y sus hijas. Angustiado con la apatía de la cristiandad normal, estos no sondearon mucho las Escrituras, como insistieron sobre la necesidad de un intérprete para ellas. Ellos ignoraron (aunque sin intención) al Divino Instructor, cuya misión especial es revelar y explicar las cosas de Cristo a su pueblo. De esta forma, sustituyeron la energía presente del Espíritu Santo, por las confusiones de los llamados "padres", luego no es de sorprenderse que se hayan alejado de la verdad a misas, crucifijos, etc.   Aún así su principal objetivo, la unidad visible, basada sobre los principios  de corrupción católica después que los apóstoles han partido.

Miles de sinceras, y algunas piadosas, almas son atrapadas dentro de los lazos de una tiranía legal más fría e insoportable que aquella del Judaísmo. Esto fue, realmente, una especie de Judío Pagano-Cristiana amalgamación. Algunos líderes pueden haber sido sinceros, pero una equivocada sinceridad como esta sólo prueba demasiado bien la astucia del enemigo de las almas, y de la locura de apoyarse sobre la comprensión de uno en las cosas de Dios. Pusey y sus amigos por tanto buscaron hacer una restauración de la cristiandad en su unidad, ignorando el hecho palpable de su alejamiento de Dios y de Su Palabra y Espíritu, y su ruina doctrinal, eclesiástica y moral.

John Nelson Darby, por otra parte, con un corazón quebrantado por el sentido del pecado de la Iglesia y de su ruina, fue el  fiel defensor de los derechos del Señor, y de la infalible Palabra y Espíritu de Dios. Por sobre medio siglo él diligentemente enseñó e ilustró por su práctica la verdad que permanece todavía como el deber de cada miembro de Cristo de guardar la unidad del espíritu, ya establecida por Dios, cualquiera que fuera el desorden universal que prevalecía en la cristiandad.

Su concepción de la Iglesia, noble y sublime, difiere ampliamente de la defendida por muchos en las altas posiciones eclesiásticas, pero que no pueden fallar en apelar al hombre espiritual. Él ha dicho, "la Iglesia...un cuerpo celestial... no tiene porción sobre la tierra, como fue al comienzo, su parte es sufrir como su Cabeza, y ser desconocido, aunque bien conocido , un testigo de las cosas celestiales sobre la tierra".

Siendo convertido a Dios, por motivos de conciencia abandonó la abogacía. Esto fue algo que defraudo a muchos, a ninguno tanto como a Pennefather, Jefe de Justicia de Irlanda, quien deseaba para él su elevación a los más altos honores de la profesión, en la cual por su penetrante genio habría podido hacer mucho para reducir el caos legal al orden.

Desde la edad de 18 hasta los 25 años Darby sufrió muchos ejercicios espirituales. Hablando a W. Kelly muchos años después sobre: la posibilidad de la real conversión antes de la paz de la conversión, Darby  dijo que por estos siete años él prácticamente vivió en el Salmo 88, su único rayo de luz estaba en las palabras iniciales de ese Salmo, "¡Oh Señor de mi salvación!". A muy pocos es concedido ser ejercitados de este modo en el alma; pero la profundidad y realidad de su inicial experiencia espiritual dio tono y estabilidad a su larga vida de testimonio.

Con el ardor de un alma conscientemente reconciliada él ahora deseaba una esfera de trabajo en la cual servir a Dios. Con este objeto buscó admisión a las santas órdenes y fue ordenado diácono por el  Arzobispo Magee en 1825. Fue señalado a la parroquia en el condado de Wicklow, donde se entregó con todas sus energías sinceramente dentro de sus deberes. Él fue sincero y diligente  en sus ministraciones, estricto en su andar personal, y fue valorado por los pobres por su consagración, y ejerció generalmente una influencia benéfica sobre toda la localidad, donde gastó su patrimonio en escuelas y caridad.

Darby no dudo, se habría establecido definitivamente aquí entre las montañas de Wicklow con alegría, pero Dios le estaba formando para una esfera más amplia y de mayor utilidad, en la cual debía entrar en el tiempo de Dios. Entretanto transcurrió un año rápidamente, Darby vino a la ciudad para recibir las órdenes sacerdotales de las manos del Arzobispo, que le calificaría para cumplir los deberes de su oficio.

Sus pensamientos en el mismo día de su ordenación estaban perturbados en cuanto a la posición en la Iglesia Establecida, pero volvió a su parroquia y vino a estar especialmente activo en la Casa de Misiones de ese día, que fue grandemente bendecida en la conversión de Católicos Romanos en toda Irlanda.

En el cumplimiento de sus deberes tuvo un accidente, que le daño su pie, por lo cual tuvo que ir a Dublín para cuidado y tratamiento; allí hizo algunos amigos. Retornando a su parroquia, encontró para su tristeza que la Casa de Misiones había sido prácticamente detenida en su obra por una carta pastoral del Arzobispo Magee, en la cual demandaba a los convertidos un juramento de obediencia al rey. Darby no podía aceptar esto, y protestó vigorosamente  contra ello. Pero el mal prevaleció, y las crecientes dudas que le habían perturbado antes, demandaban ahora una decisión. Él no desobedecería a su superior, pero él creía que esto era un deshonor al ministro de Cristo y a la Iglesia, al crear una policía religiosa para congraciarse con el gobierno, él ya había por causa de la conciencia abandonado una profesión lucrativa, y ahora abandonaba otra posición de influencia y dignidad, como siendo, para él, insostenible por ser inescritural, y derogatorio a la gloria de Cristo. Poco pensó el Arzobispo Magee cuáles serían las consecuencias para la Iglesia de Dios, cuando él forzó a J.N. Darby fuera de las órdenes clericales. Cuando en este tiempo Darby fue consultado por el Reverendo Robert Daly (después Obispo de Cashel), "Bien, John, usted nos ha dejado: ¿A qué iglesia usted se ha unido? Él respondió: A ninguna; yo no tengo nada que hacer con la Disidencia, y hasta ahora soy mi propia iglesia".

El hecho fue que, él ha venido a ver que la apertura de la puerta  para recibir a toda la población de un condado en el más solemne acto de adoración y de comunión cristiana es un error latitudinario; y él fue por lo tanto constreñido  a "dejar de hacer el mal", no dudando que el Señor le enseñaría a "hacer el bien".
Un hermano clérigo, el Reverendo James Kelly, le preguntó después, "¿Por qué usted ha dejado la iglesia de Inglaterra?", recibió la siguiente respuesta de Darby: "Yo no encuentro tal cosa como una Iglesia Nacional en las Escrituras. ¿Es la iglesia de Inglaterra , o alguna vez ha sido, La asamblea de Dios en Inglaterra? Digo, entonces, que su constitución es mundana, porque contempla por su constitución , y esta es su jactancia , a la población, no a los santos. El hombre que diga que la iglesia de Inglaterra es una reunión de santos debe ser uno muy extraño y excéntrico. Todos los parroquianos están obligados a asistir por sus principios. No fueron detalles acerca de  sacramentos o del sistema sacerdotal que me impulsaron fuera de ella, mortales como ellas son en su naturaleza. Fue que yo estaba buscando el cuerpo de Cristo (que no estaba allí, quizás en toda la parroquia no había una persona convertida); y colateralmente, porque yo creo en un divino y señalado ministerio. Si Pablo hubiese venido, no podría haber predicado (él nunca ha sido o fue ordenado); si un mal hombre fuese ordenado, este tendría derecho y debía ser reconocido como un ministro; el más verdadero ministro de Cristo no ordenado (humanamente) no podría serlo. Este es un sistema  contrario a lo que he encontrado en las Escrituras". Darby, joven como era entonces, era fuerte en su vida espiritual, resistencia moral y en juicio espiritual, que probó las cuestiones por Cristo; posteriormente, él estuvo dispuesto a volver su espalda sobre todas las cosas que creía ser opuestas al mandato y voluntad del Señor.

Algunos de los amigos que él ha encontrado en Dublín en su última visita, han sido también muy ejercitados en sus corazones, de una manera similar; y sintiendo la ausencia de vida espiritual y de comunión cristiana en el establecimiento, como en las varias denominaciones a las cuales ellos pertenecían, ellos estaban realmente sedientos por algo que no podía encontrarse en los cuerpos existentes. En este estado de pensamientos ellos acordaron estudiar la Palabra de Dios juntos, y mirar al Señor por luz y dirección en cuanto a su futuro camino.

El acostumbrado resultado en tal caso siguió, porque el Señor satisfizo los deseos de sus almas de manera que ellos rápidamente  consideraron todas las cosas como pérdida comparado con la excelencia  del conocimiento de Cristo Jesús el Señor.

Siendo incapaz de encontrar una expresión de la Iglesia de Dios sea en la Iglesia Nacional, o en alguna de las sociedades Disidentes, que finalmente nunca contemplaron la amplia, pero santa naturaleza del cuerpo de Cristo sobre la tierra, y en las cuales sólo se podía entrar pronunciando sus peculiares "Shibbolet", los jóvenes discípulos determinaron a todo costo ir fuera del campamento religioso de entonces, reconociendo sólo el Nombre del Señor Jesús como el original, permanente y único centro verdadero para los suyos. De manera que cuando Darby llegó a Dublín  durante el invierno de 1827-28, él tuvo el gozo de reunirse con cuatro hermanos en la mañana del día del Señor para "partir el pan" conforme y de acuerdo a la Palabra "el primer día de la semana cuando los discípulos se reunían para partir el pan" (Hechos 20: 7).

No es seguro que estos cinco hermanos, J.G.Bellett, Cronin, Hutchinson, Brooke y Darby , quienes se reunieron de este modo para mutua comunión al partir el pan en Fitzwilliam Square, en la casa de Hutchinson, ya se haya separado completamente de su conexión con los varios cuerpos a los cuales ellos pertenecían, pero es muy claro que ellos se estaban libertando de las vestiduras de solamente sistemas humanos de religión y estaban en camino hacia la libertad de adoración y servicio que el Espíritu del Señor sólo podía efectuar en el alma. La consideración de la verdad encontrada en Mateo 18:20; Romanos 12 y Efesios 4: 3-4 parecen haber sido instrumentos para influenciar su curso y conducta en este tiempo.

Como cualquiera de estos después habría expresado, y substancialmente lo hicieron, ellos han descubierto que adoración  inteligente al Padre es en Espíritu y verdad, y directa responsabilidad para servir al Señor, mientras que esperando Su retorno, compone la esfera propia de las aspiraciones del creyente aquí sobre la tierra.

Después de renunciar y separarse de la Iglesia Establecida, Darby hizo claramente evidente de que no había renunciado al santo ministerio de la Palabra de Dios, tampoco al práctico cuidado de las almas; sino que igual que el otro famoso John del siglo anterior (Wesley) ha tomado todo el mundo como su parroquia. En muchos impactantes aspectos, también, su posterior curso se parece a ese de John Wesley, aunque sus respectivas  estimaciones de la Iglesia de Inglaterra diferían muy ampliamente. Wesley no podía separarse conscientemente de la iglesia establecida; Darby, por el contrario, no podía a causa de su conciencia permanecer en ella. En celos misionero, consagración, había mucho parecido entre estos dos hermanos.  En el caso de Darby, había, con el entusiasta y ardiente deseo por la evangelización, clara y definitiva enseñanza  en cuanto a la Iglesia de Dios, el cuerpo de Cristo, la venida del Señor, profecía, verdad dispensacional, la Palabra de Dios, las operaciones del Espíritu, el llamamiento y privilegios de la Iglesia. En sus primeros días de ministerio, en Powerscourt Castle y posteriormente, en varios lugares de Inglaterra, gran atención e interés fue producido por sus enseñanzas. Sesenta a setenta de los más consagrados clérigos y algunos ministros Disidentes asistieron a las reuniones y gozaron la verdad por un tiempo juntamente, hasta que estos se alarmaron al no saber hasta donde esto se extendería. Entonces siguió la inevitable reacción. Como Groves le escribe a él en 1836, cuando Darby estaba insistiendo que separación del mal era el principio divino de unidad, "Sé que se dice (la querida Lady Powerscout me lo ha dicho) que mientras se mantenían algunos lazos y términos con la Iglesia de Inglaterra, mezclándose en alguna medida con sus ministraciones cuando no había nada para ofender su conciencia, ellos toleraron su testimonio pacientemente, pero que después de su completo rechazo, ellos le han perseguido con resentimiento, y esto para probar que la posición de entonces era equivocada y la actual la justa".

Esta fue la gran parte de J.N.Darby a través de toda su vida, ser completamente mal entendido aún por aquellos a quienes él estimaba  mucho por su devoción a Cristo. Por muchos él fue tenido como un místico, y su enseñanza considerada como siendo imposible de practicar en el desorden presente en el cual se encuentra la Cristiandad. Darby, no obstante, no sólo fue reflexivo como lo son pocos, sino práctico. Sus hermosas líneas en el Cántico del desierto, escrito en el año 1849, indican claramente la tendencia de sus pensamientos y la fuente del curso de sus acciones.

"Este mundo es un gran desierto:
No tengo aquí nada que buscar o escoger
No tengo deseos de morar en esta soledad
Nada que lamentar o perder"
"Este es el tesoro que he encontrado en Su amor
Que me ha hecho un peregrino aquí"

Esta decisión no fue el producto de una espiritualidad mórbida, tampoco de un emocionalismo religioso, sino el resultado de una clara comprensión del objeto por el cual ha sido cogido por Cristo Jesús.

A causa de la severidad y simplicidad de su forma de vida acercándose a esa de un Anchorita de días pasados, algunos han deducido que J.N.Darby fue ambicioso por obtener un renombre eclesiástico, motivado por un deseo de tener influencia sobre las almas. Esa separación del mundo y piedad que atrae a cierto tipo de personas, y que inescrupulosos religiosos no han fallado en valerse de ella para tomar ventaja y sacar provecho de esta debilidad humana para su engrandecimiento personal. Darby, por el contrario, no tuvo nada que ganar, pero todo que perder por la línea de su conducta. Él podía  razonablemente haber aspirado altas posiciones en la esfera legal, él era abogado, o la mitra, pero estimó el reproche de Cristo como un más grande tesoro, y se deleitó en andar en humildes caminos de servicio.

"Si hubiese sido un hombre ambicioso, ansioso por edificar una gran y prospera sociedad, en vista a ilustrar su propio nombre, más bien que la gloria de Cristo, él podría haber hecho compromisos con B.W. Newton, y salvar así la sociedad del cisma y división que siguió. Pero si hubiese hecho así, habría sido justamente despreciado a los ojos de los verdaderos cristianos. Si, después de retirarse de otras denominaciones porque estas eran falsas al Nombre de Cristo y a la Palabra de Dios, hubiese aprobado la comunión con sus aliados, a pesar del gran deshonor contra Cristo, habría estado entre los más inconsistentes de los hombres, él más patente de los hipócritas. Pero ese no fue el carácter de Darby. Por el contrario, hallando que era imposible que la asamblea a la cual pertenecía Newton se separara de él a causa de sus blasfemias, se retiró de ella, y continuó sus labores misioneras para la bendición y salvación de las almas. Reid se lamenta, "no contento con esto (su propia retirada), él llamó a los hermanos en todo lugar a retirarse de la comunión con Newton. Él hizo lo justo. Él fue un santo, y no un hipócrita; él fue un campeón de Cristo, y no un cobarde". Muchos de estos llamados "Hermanos"  siguieron el ejemplo  y llamado de Darby; porque no todos eran apóstatas. Entonces, cuando el verdadero  Cristo fue echado fuera del campamento en Plymouth, el remanente fiel (incluido Darby) salió hacia Él. Ellos rechazaron adorar con la asamblea, o mantener comunión con los hermanos infieles, quienes han levantado un falso Cristo, el de B.W. Newton. Si toda la vida de Darby hubiese sido de una pieza (y no tenemos razones para dudar de ello) podemos designarlo entonces como un verdadero santo de la más alta y pura estampa. Él hizo frente a la herejía en la misma sociedad en la cual estaba, aún cuando esta era floreciente y prospera; y a pesar del desprecio de los hermanos queridos para él, continuó, como al comienzo, estimando el reproche como más grande riqueza que los tesoros de Egipto. El mundo puede despreciar a tales hombres; Sectarios pueden usar su pluma en amargura para destruirle; y los hipócritas y mentirosos pueden denunciarle como un demonio encarnado, pero, en nuestro corazón, nosotros le honramos como a un verdadero soldado de la cruz[1].

J.N. DARBY  COMO AUTOR

Fue un muy voluminoso y original autor de tratados y libros teológicos. Al frente de todas ellas está su traducción de las Santas Escrituras (una completa e independiente traducción de todo el texto original, usando todas las ayudas conocidas), al Alemán, y Francés, y del griego al Inglés. 

El grupo de personas que revisaron la versíon King James usaron su Nuevo Testamento, y se asombraron en la gran tarea de investigación mostrada en ella, sobrepasando a muchas, si no a todas, como estando entre las dos mejores en compañía con W. Kelly. En sí misma esta habría sido la obra de toda una vida para un hombre ordinario. Su propósito fue  traer al hombre lo más cercano posible a las exactas palabras de Aquel que es la "verdad". En este intento lo literario dio lugar a lo literal, de ello hay en esta cierta tosquedad de estilo que caracteriza su traducción de las Escrituras. Pero las notas son de gran valor y muestran verdadera y científica erudición.

Primero en interés, pero no en tiempo, podemos hablar de un panfleto titulado La Naturaleza y la Unidad de la Iglesia de Cristo. Fue publicada por él a la edad de 28 años, y desde entonces hasta su muerte a la avanzada edad de 82 años, le siguieron en rápida sucesión obras de marcada espiritualidad cubriendo el amplio campo de investigación escritural. Él desenmascaró el Irvingismo y Puseyismo; demolió el escepticismo del profesor Newman, y la infidelidad de su hermano mayor, el Cardenal, John Newman. Él expuso, y refutó a B.W. Newton en el libro publicado por este Pensamientos sobre el Apocalipsis, donde negaba la posición especial y celestial de la Iglesia, como también sus más sutiles errores en cuanto a Cristo. También enfrentó el "perfeccionismo" de John Wesley, para la delicia y alegría de los hermanos de la Iglesia Libre en Suiza, quienes a la vez fueron, desagradados con su criticismo sobre los falsos ancianos de la Iglesia Libre de J.H.Merles D´Aubigne. Combatió el error Papista en varias de sus obras de mucha erudición cuando estaba ayudando a la Iglesia Libre de Escocia contra el racionalismo de Robertson Smith. Entonces, otra vez, los terribles errores en cuanto al pecado y su penalidad que estaban extendiéndose rápidamente, como el Aniquicionalismo, la no eternidad del castigo, y las extravagancias de escepticismo escatológico , estos fueron plenamente refutados por Darby.  J.Milner, Arzobispo Whateley, Obispo Colenso, como también a los escritores de Essays Reviews, fueron cuidadosamente examinados, sus sofismas expuestos y sus argumentos refutados por este valiente, bien instruido, independiente estudiante de las Santas Escrituras.

Sus obras expositoras son del más alto valor, su Sipnosis de los Libros de la Biblia, en cinco volúmenes son un caso puntual. ¿Dónde  hay alguna obra de algún autor que presente tal ayuda al estudio de las Escrituras? Aún así varias otras son sólo comparativamente de solo inferior dignidad, sus volúmenes  Evangélicos, Prácticos, Doctrinales, Eclesiásticos, Proféticos, Misceláneos, etc. Su volumen Crítico está lleno de pensamientos para el estudiante. Todos son muy hábiles y llenos de erudición, sin embargo algunos a causa de la naturaleza del caso son profundos, mientras otros son de un carácter completamente simple.  Todos están estampados con esa devoción a Cristo y de fe en la Palabra de Dios, y seguramente nunca hubo un autor más indiferente a la distinción literaria.

Pero las expresiones de Darby sin duda fueron y son difíciles, y muchas piezas publicadas son sólo notas de lecturas tomadas por otros.

Él poseyó una facultad altamente crítica, pero se refrenó cuidadosamente de exhibir esto en su ministerio ordinario. Sus obras no son de un estilo popular, pero son sólidas, espirituales, y profundas, y recompensan abundantemente su estudio cuidadoso.      

LOS ESCRITOS DE J. N. DARBY

LA EVALUACIÓN DE W. KELLY

Aquí hay algunos comentarios por W. Kelly acerca de JND:
Lo que caracterizó a nuestro honrado hermano como un santo y siervo fue una profunda percepción del pensamiento de Dios en las Escrituras que cualquier otro que yo he conocido o escuchado en cualquier edad desde los días de los apóstoles; tal fue su espiritual poder de introducir a Cristo para decidir cuestiones pequeñas o grandes. Ninguna  de sus obras son o fueron populares. Su más grande obra es su Sypnosis; su más hábil crítica, el examen del libro de Newton Pensamientos Sobre el Apocalipsis (Vol. Profético 3), y su principal obra (en su propio juicio) un panfleto , La Justicia de Dios con 1 Pedro en respuesta a Bonar. Él es ocasionalmente grande aquí y allá, pero ha menudo completamente obscuro para lectores ordinarios como para ser comprendido. Uno no puede por tanto decir mucho de su estilo. Como él me dijo. Kelly, usted escribe; yo sólo pienso sobre el papel. Yo soy un minero, y saco el precioso oro a la superficie, que otros deben acuñar. Él fue sinceramente original, pero más bien desdeñó el pulimiento literario. Aún así JND supo decir "No sé".

OBSERVACIONES DE G. V. WIGRAM


Es una gran cosa permitirle a aquellos que están alrededor de nosotros, ver y sentir la conciencia en plena actividad en nosotros, que sintamos que debemos obedecer a Dios ante que a los hombres. Es este espíritu de obediencia el que me ha impactado en JND, él tiene una mente e inteligencia, también, igual a otros en su día, pero a estas nunca le permitió su actividad salvo donde la conciencia y el espíritu de obediencia han ido primero. Esto da tal poder a sus escritos sobre el Catolicismo Romano y cuestiones Puseyitas, y a las cuestiones de los infieles de este día. Uno de los hombres eruditos de Inglaterra leyó su artículo en el Testimonio Presente, en respuesta  a Colenso, mientras estaba moribundo, y me envió a decir que ha leído todo lo que ha aparecido sobre el sujeto, pero que estas ocho páginas  son lo mejor y más claro que ha visto. En el artículo también, sobre la inspiración de las Escrituras, de temprana fecha en la historia del Testimonio Presente, conciencia y obediencia son como los cristales de sus lentes; pero la línea de pensamiento ha sido reconocida por los educados en Europa como siendo sin respuesta.

 

LA APRECIACIÓN DE E. W. ROGERS 
Este es un hermano libre (o abierto).

 

Sus escritos no son fáciles de leer, pero el Sypnosis de los Libros de la Biblia es digno de su peso en oro. Este da un bosquejo de las Escrituras que, una vez comprendido, es un beneficio para toda la vida.  Darby fue como un abridor de caminos. Va golpeando adelante las ramas; otros van detrás descubriendo sus bellezas

No debemos caer en la trampa de idolizar a este siervo de Dios; mucho menos debemos ser hallados difamándolo. Agradecemos a Dios por él y debemos beneficiarnos todo lo que podamos por sus escritos, probando todo por la Palabra. No ha habido algo comparable desde entonces. Si uno sólo supiera donde rápidamente ir a buscar el comentario necesitado sobre algún pasaje o sujeto, sus libros serían más valiosos, pero usted debe buscar lo que necesita, ocupando a veces una gran parte de tiempo. Y a veces sin poder encontrarlo. Darby tuvo una forma de mantener silencio sobre ciertas materias que perplejan a muchos de nosotros.

Ningún hermano que ministre puede hacerlo sin la traducción de la Biblia de Darby, ni su Sypnosis. Su estándar de comprensión espiritual será indicado por que otros de sus escritos han sido seleccionados por él mismo para tener un lugar en su biblioteca.

 

LA APRECIACIÓN DE WM. REID.

Escuchemos a una persona bien versada en los escritos de JND.  Hay dos clérigos llamados William Reid que escribieron algo en relación a JND.  Uno, un Presbiteriano, que escribió una hostil polémica contra JND y el otro escribió un "elogio" llamado "La misión y la Literatura de los llamados hermanos de Plymouth".  Citaré algo de este escrito.

Como Owen, usted hallará que él (JND) es complicado, discursivo, y más bien difícil de leer, en el caso de Darby con mayor razón, ya que es incomparablemente más profundo, como más erudito...

Está escrito por inspiración divina, "Cuando el enemigo venga como un diluvio, el Espíritu del Señor levantará una bandera contra él". En los últimos años el enemigo ha venido a ser como un diluvio y ¿Donde hay algo en estas tierras que pueda ser llamado, "la bandera levantada contra él"?  ¿Si no es en el intensamente espiritual movimiento y completamente bíblicos escritos de los Hermanos? Porque, sacando sólo de las Escrituras ¿No han ellos desplegado un estandarte a causa de la verdad contra cada gran mal que ha venido dentro en los pasados cuarenta años? ¿No son ellos en el día actual los portaestandartes de un cristianismo recuperado?¿Quién respondió a F. W. Newman en su libro "Fases de Fe" J.N. Darby en su gran obra "El irracionalismo de la Infidelidad" (ver Vol. 6 de su colección de escritos)? Otros han respondido a este, no dudo, pero este ha refutado ese libro. ¿Quién  respondió a su hermano , John Newman "Apología pro sua Vita"?  Nadie, excepto Darby; y lo ha hecho sobre su propio fundamento, con una erudición que evidencia su completa competencia. ¿Quién desenmascaró el escepticismo del Prof. Scherer en su "Revisión de los dos mundos"? Sobre todos, Darby es su "Cartas sobre la inspiración de las Santas Escrituras" y en un posterior libro "La obra de Cristo". ¿Quién ha expuesto los sofismas y han refutado los argumentos de los escritores de "Essays and Reviews"? Solamente Darby (Vol. 9, Colección de escritos JND), Milner "Fin de la Controversia" también ha sido respondido por él, como lo han sido el Obispo Colenso y el Arzobispo Whately.

Él ha, discutido, por anticipado, la cuestión de la Iglesia y el estado plenamente treinta años atrás (Vol. 15 C.W.). La Iglesia de Dios ha sido también defendida por él en sus principios, privilegios, espiritualidad, separación del mundo, su adoración, destino y esperanzas como lo ha sido por nosotros. La doctrina del  Espíritu Santo ha también sido expuesta con frescura, plenitud, y escrituralmente en escritos como "Las Operaciones del Espíritu de Dios" por J.N. Darby, y en "La doctrina del N. Testamento sobre el Espíritu Santo" por W. Kelly. Como ustedes no hallarán en ninguna otra parte, y seguramente dan vistas escriturales sobre el Espíritu Santo es una muy vital parte del Estandarte contra el enemigo.

Entonces el gran sujeto de la verdad profética ha encontrado los más claros exponentes entre los "Hermanos" (Darby tiene al menos cuatro grandes volúmenes sobre esto). Ellos no solamente han simplificado el sujeto, pero son sólo al presente casi las únicas partes que discuten y exponen la Palabra profética con claridad, plenitud e inteligencia. Sir Edward Denny ha de igual manera gastado gran parte de su vida en el estudio de la profecía y publicado extensamente sobre el sujeto una serie de diagramas proféticos que son únicos, y llenos de valiosa instrucción. "Claros Artículos sobre Sujetos Proféticos" por W. Trotter, es un digestivo y fácil sumario de todas las mejores obras sobre profecía, es el mejor libro sobre el sujeto para lectores generales, y contiene artículos confiables sobre todo el campo de la verdad profética.

Cualquier cosa que ellos enseñen sobre profecía puede, como una regla, ser confiado, y nunca necesitará abandonarlo, porque es substancialmente la verdad. Entonces otra vez, el terrible error acerca del pecado y su castigo que han estado extendiéndose rápidamente, han sido respondidos por Darby como no lo han sido por otro hombre. Y desde el último concilio ecuménico y la proclamación de la infabilidad del Papa, Darby ha estado escribiendo muy hábil y conclusivamente contra los dogmas Romanos, y dando un terrible exposición del Papado de sus propios principales escritores, vea "Conversaciones Familiares sobre el Romanismo" con una severa reprensión al Arzobispo Manning. La labor de erudición e investigación que necesitó realizar le ha permitido levantar un estandarte contra el Papado en sus últimos días, el cual es completamente asombroso; y, aunque dedicado a esta gran controversia con Roma, y también con la infidelidad, no ha pasado por alto la pequeña controversia  acerca de la santidad que ha estado soplando entre los cristianos, y establecido esto, en su magistral panfleto contra el Perfeccionismo de Pearsall Smith, "Santidad a través de la Fe" y una carta sobre las consecuencias prácticas. Su "Dialogo Sobre la doctrina Wesleyana de la perfección" puede también ser tenida en cuenta; y su posición contra Irving y B.W. Newton al repeler sus falsas vistas.
Quizás en ninguno de sus escritos encontramos el peso de la agudeza de Darby más conspicua que en su magistral critica del gran ensayo de Irving, "Preliminar Disertación sobre Ben-Ezra". Irving estaba entonces en su cima antes de sus tristes aberraciones, J.N. Darby  no alcanzaba a los 30 años; el más destacado héroe del día no fue sino como un niño en las manos de un hombre de superior poder, quien sabía como controlar esto por la causa de Cristo. Compare el lector sus "Reflexiones" en el comienzo del Vol. Profético 1 con  el libro de Irving citado arriba. Pero, su más sorprendente criticismo se encuentra, probablemente en su "Examen de B.W.Newton "Pensamientos Sobre el Apocalipsis", que él simplemente redujo a polvo (ver su Vol. Profético 3).

Podría haber enumerado muchos otros tópicos, tales como la Persona y obra de Cristo, la posición y la experiencia cristiana, y un claro y completo evangelio, en el cual él ha levantado un estandarte contra el enemigo. (Vea sus volúmenes Evangélicos y Prácticos 12, 16). Pero esto bastará, si alguno es competente para juzgar lea las obras referidas, el justificará la aserción que el Espíritu de Dios está enfática y peculiarmente  usando a los "Hermanos" para levantar un estandarte o bandera contra el enemigo en cada forma en la cual este se está presentando. Si usted mira a su alrededor encontrará a miles de verdaderos cristianos resistiendo la avalancha de mal que está amenazando tragar al Cristianismo, pero su testimonio, aunque bueno hasta cierto grado, está estropeado por manchas, o, detenidos abruptamente en algún punto donde la doctrina, falta de disciplina, sus política eclesiástica  les estorba  para seguir adelante; y sólo los "Hermanos"[2] parecen tener el completo y enfático testimonio de Dios, con libertad para usar esto con fuerza y precisión y poder mortal contra el enemigo, no estorbados u obstruidos por tener que permanecer bajo el alero de una institución denominacional , porque ellos no tienen ninguna, y ellos profesan andar con libertad sobre el Divino fundamento de la Iglesia de Dios sobre la tierra, donde todos los santos de Dios, de cada matiz y color, si sólo sujetos a la Palabra y Espíritu de Dios, pueden andar con ellos. Esto les da una inmensa ventaja en su batalla y testimonio sobre todas las denominaciones que tienen que detenerse antes de llegar al objetivo de genuina obediencia, no mera reforma, tampoco temor de derribar carcomidos rincones de sus edificios eclesiásticos por el peso del testimonio público. El gran esfuerzo de las iglesias está dirigido hacia mantener las casas viejas y repararlas, y donde quiera que este es el caso. El poder agresivo de la verdad es descuidado, y por este descuido la verdad se pierde para ellos; y entonces, a pesar de ellos mismos "lo que decae y se hace viejo está pronto a desaparecer" Por esto mismo "las iglesias" han estado perdiendo fundamento y cayendo dentro de la formalidad, mundanalidad, y este despertar por gracia de Dios sólo está dando una muy limitada y temporal ayuda a las almas, sin tocar su inescritural denominacionalismo y clericalismo.

ALGUNOS COMENTARIOS POR W. B. NEATBY

A pesar del hecho que hemos tenido ante nosotros unos pocos comentarios acerca del carácter de JND que son favorables a él, tengamos en mente que  en su libro "Una historia Sobre los Hermanos" Neatby es un vicioso polémico contra JND y de las claras doctrinas asociadas a su nombre. Su libro fue moralmente respondido por W.M.Sibthorpe de Tunbridge Wells, en 1903.  Él escribió:

Neatby también dice que él "sería agradecido si esto (su) obra en alguna medida sirva como una humilde obstrucción a la obra de Darby. Si el escritor de esta defensa necesitará algo para convencerle que las verdades y principios enseñados y mantenidos por Darby son de Dios, el libro de Neatby cumpliría exactamente este propósito".
Pero procedamos a ver algunos de los comentarios de W.B.Neatby.

Otros líderes han sido realmente igual de absolutos, frente a iguales obstáculos. Wesley, por ejemplo, ejerció una indesafiable autocracia sobre el Metodismo Wesleyano de su propio tiempo, y confesó esto con franqueza. Pero sus seguidores son, por el contrario, hombres de menos impactante personalidad que Darby; y su secta, hasta el tiempo de su muerte estaba mucho menos ramificada. Tampoco fue Wesley obligado a ejercer la realidad de absolutismo mientras despreciaba sus formas. Su franca y voluntaria asociación podía adoptar la legislación que le agradaba; pero sobre la Alta Teoría de la Iglesia de Darby, toda legislación para sus seguidores ha existido en el primer siglo, y era divina e inmutable. Su legislación fue por tanto ligada a las formas de escritural interpretación, y él habría encontrado difícil producir autoridad escritural para él imitando el confesado absolutismo de Wesley.

El resultado fue que se encontró él mismo a una muy grande extensión arrojado atrás sobre su simple ascendencia personal; y esto avaló por más de treinta años para mantener unido a lo largo de todo el mundo una confederación por ningún otro lazo que no fuese de la más oscura descripción. Sus seguidores son de hecho sin un código escrito o constitución, sin historia denominacional o tradiciones; no tienen sínodos nacionales o providenciales; poseen como su distintivo principio sólo una formula eclesiástica de una muy sutil e impracticable descripción. Aún así, hasta un año después de la muerte de Darby, estaban unidos perfectamente que el más pequeño acto de disciplina que fue reconocido en alguna parte del mundo fue reconocido por todos. Este es sin duda un hecho único[3].

La influencia de Darby fue edificada sobre una base de enorme entusiasmo. Debemos sacar de nuestras mentes de una vez para siempre la idea de que Darby fue un hombre que se valió él mismo de un entusiasmo del cual no tuvo parte. Aún su celo por su propia supremacía naturalmente  le revestía a él mismo, a su propia mente, en una forma de celo por una institución sobre la tierra que veía como una idea divina. Después de todo, no es nada muy nuevo que un hombre esté profundamente convencido que está haciendo la obra de Dios en una gran escala, y estar lleno en las profundidades de su alma con un entusiasmo que responde a esto, condescendiendo al mismo tiempo a acciones que comprometerían mucho menos nobles pretensiones.

Fundamentalmente, la concepción a la que Darby consagró sus enormes energías  por más de cincuenta años fue esa alta vista de la Iglesia que despreciaba el acompañamiento común del Ritualismo, y tomaría del Protestantismo un elemento intensamente Bíblico. Plenamente como debemos reconocer el gran fracaso del intento en dar cuerpo a esto, podemos admitir que esta concepción es muy impactante y original. Pero es cierto que nada menos que un monumental entusiasmo podría haber iniciado , o todavía más, podría haber sustentado , un movimiento que deseó realizar tan impracticable ideal [4].

Se ha observado  que, a través de una vida de incesante controversia, la literatura devocional era la ocupación favorita de Darby. Fue siempre natural y placentero para él ponerse a un lado de la presión de la controversia o del absorbente estudio de la profecía no cumplida aún, a la belleza simple de los Filipenses o a la perenne calma de las contemplaciones de Juan. De todos los himnos de los Hermanos , y nadie puede negar la excepcional belleza de muchos de ellos , los de Darby son inigualables (en mi juicio casi ninguno se acerca siquiera) en profundidad, fuerza, grandeza; aunque Darby se puso él mismo en una gran desventaja (especialmente en comparación con el exquisito escritor Sir Edward Denny) por su difícil estilo de composición.

A menudo he escuchado a personas que no están cegadas por las faltas de Darby, decir con inmenso énfasis, "él fue un gran hombre". Si una magnánima simplicidad hace a un hombre grande, ellos son justos. Él podía ser un estudioso, pero no llevó ninguno de los adornos comunes a ellos; podría haber sido supremo en su pequeño mundo, pero su conducta habitual no mostró trazas de esto. A sus inferiores socialmente y a los jóvenes él fue genial, sincero y afectuoso, él guardó su bien conocida brusquedad para personas de mayor influencia y especialmente para sus aduladores , quienes fueron muchos. Si él fue rudo en sus conflictos eclesiásticos, tuvo en otras oportunidades una singular y bondadosa naturaleza.W.B.Neatby fue uno quien le llamó un imperioso eclesiástico.

S. Cheetham (Anglicano) destacó.
Darby ciertamente fue uno de los más extraordinarios líderes religiosos de su tiempo. Mientras él tuvo la más incansable energía y fortaleza corporal, fue capaz de muy severo ascetismo y de las más altas manifestaciones de devoción mística (difícilmente) él fue también un hombre de considerable erudición. Su gran falta fue que él nunca pareció capaz de creer que pudiese estar equivocado , una falta que no dudo contribuyó a su éxito.

La caricatura de JND viene de quienes, oponiéndose a las enseñanzas de JND, trataron de ennegrecerle. Eso hace tener la apariencia de una polémica mundana para ennegrecer, o difamar a un hombre y minar de este modo las doctrinas que él enseña. Ciertamente, que JND insistió sobre ciertas materias doctrinales y tenía repulsión de ciertos males.  Interesantemente, él recomendó leer lo que no estaba en acuerdo con sus propios pensamientos. Afirmó que no tenía amor por la controversia, y que no deseaba dominio sobre la fe de otros, que por supuesto, no significa  que podría andar con todos. Él destacó que podría haberse quedado con miles por causa de la paz, pero paz a cualquier costo nunca fue su principio.

"En sus escritos expositorios él a menudo en pocas palabras aclara y pone en clara luz un pasaje que los grandes comentadores han dejado oscuro. A veces él parece explicar con la facilidad de uno que hubiese estado en el secreto mismo del Autor".

OTROS COMENTARIOS

A. Reese, (un postribulacionista) un crítico hostil de JND, escribió:
“Darby fue un gran hombre, pero lejos de ser infalible en ética y verdad.La derecha da, y la izquierda quita”; en conexión con esta incongruente declaración, escribe más adelante:
"El finado Sir Robert Anderson, cuyos deberes en Scotland Yard, y su asociación con los sucesivos hombres de estado entre 1876 y 1901 le llevó a tener contacto con muchos de los grandes de la tierra en Iglesia y Estado, Lord Rosebery, Gladstone, Balfour, Asquith, Chamberlain, Salisbury, etc. , destacó a este escritor en 1906, que "Darby fue el más grande hombre que jamás haya conocido".

EXTRACTO DE "EL CRISTIANO" 11 MAYO, 1882

"Recientemente ha partido uno de los más destacables sirvientes de Cristo que este país ha producido. Nos referimos a John Nelson Darby, cuya partida en Bournemouth tuvimos brevemente en consideración la semana pasada. Habría sido demasiado esperar que alguna extensa noticia de este notable hombre haya sido tenida en cuenta en los diarios, o que encuentre un sepulcro entre los grandes hombres de la historia de nuestra nación. No obstante, es verdadero decir que el movimiento del cual él fue, uno de sus principales líderes, fue muy distinguido por su vitalidad, fuerza, y amplia influencia...
        
No es generalmente conocido que los Hermanos con quienes Darby ha estado largamente asociado, rechazan toda intención de usar la prensa para dar a conocer sus asambleas, o para hacer conocido su trabajo. ¿Quién puede recordar alguna respuesta a las no bondadosas y ha menudo al ignorante criticismo de sus oponentes, que, en diecinueve de veinte casos, quedan sin ser tenidos en cuenta por ellos hasta este día.? Es veraz decir que sus lugares de reunión son difíciles de encontrar; y, cuando hallados, son de tal simplicidad de carácter que no existe ninguna ayuda ficticia para atraer al oído popular, muchos de los grandes principios de verdad defendidos por ellos , su adherencia a la Palabra de Dios , la remarcable y amplia extensión de su literatura, y sorprendente asociación durante los pasados treinta y cinco años , les autoriza justamente a tener una alta posición en la historia de la Iglesia de nuestros tiempos.

El poder espiritual de la Iglesia de Cristo , la percepción del verdadero significado de la Palabra de Dios , ha sido de igual forma de provecho en meras instituciones denominacionales. Su espiritual percepción , el poder del Espíritu Santo , las influencias sorprendentes de la verdad Divina, sea sobre individuos o masas , nunca han sido identificados con organizaciones de iglesias, como tales; el poder ha estado con el individuo más bien que con el cuerpo corporativo.

No somos indiferentes a la amplia influencia de la enseñanza  representada por escritores como J.N.D, W.K., C.H.M. Los principios de interpretación defendidos, su clara percepción espiritual , su sugestivo análisis de "las cosas profundas de Dios" , su inteligente  defensa de las grandes doctrinas de la Reforma, su vigoroso testimonio concerniente a la venida premilenial de nuestro Señor: le han dado a ellos una posición, por una verdadera y discriminativa exposición que es reconocida y firmemente creída por una muy amplia porción de espirituales estudiantes de la Palabra de Dios en esta y otras tierras. Lo que es comúnmente conocido como la literatura de los Hermanos es familiar en todo lugar.

Cualquiera que conozca a los hombres de Dios en Inglaterra, quienes, como pastores y evangelistas, se oponen al racionalismo y Socianismo de ciertos periódicos profesadamente cristianos, saben cuan valiosa y bienvenida son las variadas publicaciones, artículos, y tratados que han sido inteligentemente escritos y celosamente circulados por los Hermanos.

Las más altas verdades predicadas por los Hermanos por 30 años atrás eran prácticamente desconocidas, y a ellos se le ha concedido el honor acrecentado de hacer conocida a la Iglesia la "multiforme sabiduría de Dios". De los Hermanos puede ser decirse en verdad "por honor y deshonor, por mala y buena reputación; como desconocidos, pero bien conocidos" de ellos, como de la Iglesia de Dios en Roma (Hechos 28:22), bien se puede decir que ellos tienen el honor de ser referidos de esta forma, "...porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se habla contra ella".

El Sypnosis de los Libros de la Biblia ha venido a ser una obra estándar de referencia, y tendrá su lugar entre las producciones de la más alta y mejor exégesis. Su vida ha sido una de abundante labor y éxito. Él ahora ha escuchado el llamado "Ven hasta aquí" del Señor, Cuyo honor  fue tan querido para él y cuyo servicio le consumió la gran energía de pensamiento, como de energía corporal que poseyó".


F.A.Tatford (un hermano libre) escribió.

"El efecto del ministerio oral y escrito de JND, particularmente sobre enseñanza teológica nunca puede ser sobrestimado. El interés despertado en el sujeto de la venida del Señor y el avivamiento de la esperanza de la Iglesia puede ser trazado no solamente al pequeño grupo de hombres del cual él formó parte, sino muy ampliamente a Darby mismo.
        
Es el carácter del hombre, no obstante, que ha tenido un más grande efecto que su ministerio. Darby ha sido criticado como siendo duro, pero al mismo tiempo, se cuentan historias que muestran su ternura, particularmente hacia los niños; ha sido condenado como teniendo un espíritu dictatorial, pero sus himnos son citados como ilustrativos de su gracia; ha sido tenido como siendo caracterizado por orgullo espiritual, pero incidentes son relatados de su preocupación por los humildes y de su asociación con sirvientes.

Si él dio poco valor a la apariencia personal, no se preocupó por los honores de esta vida. Nacido dentro de una bien conectada familia, no valoró el dinero ni la sociedad. Originalmente educado para la profesión legal, sus talentos probablemente le habrían llevado a lograr un día la posición más alta en el ámbito de la justicia en Irlanda. Pero Darby deliberadamente volvió sus espaldas a la abogacía y se ordenó en la Iglesia. Por sobre un año vivió como cura en Wicklow, consagrándose  al servicio de los pobres.

Guiado con las enseñanzas de las Escrituras, otra vez escogió el camino de la renuncia y abandonó esa iglesia para vivir en dependencia de Dios.

Cuando después, parecía que los placeres de formar una familia junto a esa piadosa mujer cristiana Lady Powerscourt, estaban disponibles para él, deliberadamente renunció a esa posibilidad y escogió el camino de soledad para Cristo.

Cualquiera que sean las opiniones de uno, respecto a las vistas eclesiásticas y sus controversias, él fue aquí un hombre entre los hombres: uno que estimó el reproche de Cristo sobre todos los tesoros de este mundo. En forma en la cual él siguió a su Maestro, JND puede bien ser un modelo para otros hoy".

JULIOS VON POSECK, quien trabajó con Darby en la versión Alemana  del Nuevo Testamento y quien le conoció por cerca de treinta años escribió:


"Usted  no podía estar en su presencia más que unos pocos minutos  sin pronto sentir que estaba en la presencia de un gran hombre y un más grande siervo de Dios... ha menudo me sorprendí de la gracia de Dios en J.N. Darby, que fue capaz de sustentarle en tal sana, y espiritual simplicidad por tantos años a pesar de la creciente suma de alabanza humana que le rodeaba".

"Sus escritos muestran su profunda percepción y amplia visión de los interminables campos de la verdad Divina, desde el primer hasta el último capítulo de la Palabra de Dios, con la que el Señor ha capacitado a su excelente siervo , sea en la explicación del simple camino de salvación en un pleno evangelio, que aún sólo los reformadores conocieron en parte, o en relación a la casi desconocida naturaleza, posición, llamamiento y esperanza del Señor Jesucristo para tomar su Iglesia, o, al menos, en la forma en la cual el Espíritu de Dios lo usó para esparcir las antiguas y confusas expresiones y errores en relación al llamamiento, bendiciones, esperanzas y adoración terrenal; y presentarlas en la luz del Nuevo Testamento".

WALTER SCOTT,  Mejor conocido  por su Manual a la Biblia  y por su Exposición del Apocalipsis de Jesucristo, escribió en conexión con la muerte de Darby:


"Ha sido la experiencia de muchos hombres que han tenido contacto personal con Darby, que la influencia ejercida sobre ellos fue grande. Su maravilloso poder en coger los principios y trazar sus aplicaciones a sus legítimos resultados; su simple y sincera piedad; combinada con la más madura erudición e inigualable habilidad para exponer la Palabra de Dios, acompañada por una generosa apreciación del bien y excelencia al lado fuera de las esferas eclesiásticas en las cuales se movía, le adecuaron a él para venir a ser, como sin duda es, un reconocido líder en la Iglesia de Dios".

"Darby fue un agudo y hábil controversialista, su agudeza critica en detectar principios donde otros, quizás, habrían tratado solamente los detalles, fue verdaderamente maravilloso. Este carácter de pensamiento le guió sobre todo en los sujetos de controversia tratados, esto hacía perder de vista a sus oponentes, de manera a presentar el sujeto amplia y plenamente de una forma comprensiva. La debilidad de un argumento opuesto fue pronto aparente, y la verdad más firmemente establecida. El poder de esa mente consagrada a la defensa y mantenimiento del Cristianismo nunca puede ser más poderosamente exhibida que en su ""Examination of the Essays and Reviews" y en otras obras de similar carácter".

JAY ADAMS  Dijo:
"En algunos círculos, el temor a la controversia es tan grande que predicadores, y congregaciones  las evitan, ellos desean paz a todo costo , aún al costo de la verdad, de la verdad de Dios. Se piensa que la paz es de toda importancia. Paz es una idea bíblica (Rom.12: 18 hace esto claro; "Si es posible, y en lo que dependa de vosotros, estad en paz con todos"). Pero también lo es la pureza. La paz de la Iglesia nunca puede ser comprada al costo de la pureza de la Iglesia. Ese precio es demasiado caro. Pero ¿Por qué  pensamos que podemos andar en este mundo, o aún en la Iglesia, sin conflictos y controversias? No fue así con Jesús, tampoco con Pablo.  Ninguno de los predicadores de la edad apostólica que fielmente sirvió al Señor fue librado y exceptuado de controversias. ¿Debemos evitar las controversias, cuando ellos no lo hicieron? La historia del avance de la Iglesia a través del mundo Mediterráneo desde Jerusalén a Roma es una historia de controversia. Cuando el evangelio es predicado libremente, allí habrá controversia. Muchas de las epístolas fueron escritas para enfrentar el error de doctrinas y de vidas pecaminosas. En ellas hay controversia. La vida de Pablo es una vida de controversia. La tradición nos dice que cada apóstol, excepto Juan, que fue exilado por su fe, murieron de muerte violenta".

Pero Darby no entro voluntariamente en las controversias y tuvo un desagrado natural por ellas, aún así en su vida tuvo que enfrentar a muchos enemigos.

G. T. STOKES  escribió acerca de Darby:
"Su estilo es execrable; su gramática mala; aún así su criticismo es justo que "estas oscuras, y tortuosas sentencias, que excitan nuestro menosprecio, entran en los mismos huesos de sus víctimas, y los paraliza en el interior"  de esta forma podemos juzgar por sus escritos, él parece ser un hombre de una voluntad de hierro y sin entrañas de simpatía... Ciertamente él  trae dentro de la literatura teológica y de la controversia una claridad de predicación que ha ido fuera de la forma de las iglesias".

ROY HUEBNER

(Precious Truths Revived and Defended Trough J.N. Darby Vol.3)
                                    



"¡OH, EL GOZO DE NO TENER NADA
 
Y DE NO SER NADA, Y DE NO VER NADA, 
SINO A UN CRISTO VIVO EN LA GLORIA, 
Y NO PREOCUPARSE POR NADA 
SINO SUS INTERESES AQUÍ ABAJO!" 
( JOHN  NELSON  DARBY )

 

Es asombroso saber que solo unos pocos en niveles avanzados de sus estudios teológicos hayan escuchado el nombre de J.N. Darby. Si examinamos los catálogos relacionados con la Biblia, no podemos encontrar un libro escrito por J.N. Darby. Aunque su nombre es desconocido, puede que esto sea diametralmente opuesto en el cielo.
J.N. Darby fue un hombre con imperfecciones justo como las de cualquier otro cristiano. Darby como Pablo y otros grandes héroes cristianos nunca se unió en matrimonio y consagró toda su vida para su amado maestro Jesucristo.
Su contribución a la iglesia  cristiana es única, y él es el más grande teólogo que haya vivido después del apóstol Pablo. Esta declaración ha sido hecha por  William Kelly  acerca de  J.N. Darby (W. Kelly fue universalmente reconocido como un gran teólogo que poseía una de las más grandes mentes de todos los tiempos)



UN INSTRUMENTO DE DIOS

En muchos sorprendentes respectos, la obra de  Darby se parece a esa de John Wesley. John Wesley nunca conscientemente se  separaría de la iglesia establecida. John Darby, por el contrario, no podía conscientemente permanecer debajo de su alero. Hubo mucho parecido entre  estos dos gigantes en celo misionero, devoción, y completa obra evangelistica. En el caso de Darby, juntamente con el más ardiente y entusiasta evangelismo, una clara y definida enseñanza  en cuanto a la iglesia de Dios en las áreas de: el cuerpo de Cristo, la venida del Señor, la profecía, verdad dispensacional, la palabra de Dios, las operaciones del Espíritu, y el llamamiento y los privilegios de la iglesia.


Tomado Principalmente de:"Verdades Preciosas Reavivadas y Defendidas a través de J.N. Darby", R. Huebner, "John Nelson Darby, como yo lo conocí" W. Kelly Y otros


[1] Extracto de el Southern Review, 1877, 
[2] Es bueno decir que el artículo que está siendo citado no fue escrito por uno que estaba entonces  con los así llamados "Hermanos", sino por uno que pertenecía a una de las tantas denominaciones y grupos existentes, como los hay hoy, pero es imposible que un cristiano recto y manteniendo una buena conciencia ante Dios y reconociendo prácticamente la autoridad de la Palabra de Dios, después de constatar y examinar las enseñanzas de estos hermanos sin prejuicios, pueda después de esto seguir ligado a grupos establecidos en oposición a la Palabra de Dios, este hermano posteriormente, como es de suponer, se unió a ellos en su testimonio.
[3] Podemos suponer que el escritor no sabe nada acerca de guardar la unidad del Espíritu...Efesios 4:3.