Pin It

UN BREVE RELATO DE LA VIDA Y LABORES  W.L. LOWE

London, C. A. Hammond, n.d. c 1927.

 

Es debido a los amados lectores de Cartas de Interés que podemos presentar un breve relato de la vida y labores de nuestro hermano W.J. Lowe, quien editó las Cartas por muchos años, y que partió muy quietamente para estar con el Señor a la edad de 88 años, en las primeras horas de Septiembre 29, 1927, en su hogar, 34 Woodside, Wimbledon, Londres.


Él nació cerca de Regent Park, Londres, sus padres eran cristianos piadosos de la iglesia de Inglaterra. Siendo niño William Joseph Lowe dio abundantes promesas del distinguido lugar al cual estaba destinado a ganar en la estimación y afección de sus compañeros en su vida posterior. Como niño estuvo por un tiempo en la escuela bajo el finado J. G. Deck, el bien conocido escritor de himnos, quien después emigró a New Zeland, y donde en sus labores en el evangelio fue muy usado por Dios. W.J.L. también estuvo en la escuela en Tusculumm cerca de Bideford, bajo William Hake, quien después vino a ser bien conocido como amigo y compañero de Robert Chapman de Barnstaple. El tutor de los niños en las clases superiores era Henry Soltau, de quien W.J.L. recibió mucha instrucción escritural. Durante los años 1856-1857 asistió a Grove Collegiate, cerca de Ealing, donde obtuvo las más altas distinciones; ganando en el último año medalla de oro en griego, latín, francés, alemán, geometría y algebra, con las más elevadas señales de diligencia y perseverancia; probando en todo que estaba poseído de habilidades naturales más allá del promedio.


Además de sus logros escolásticos, W.J.L. mostró un claro talento artístico como se ve por sus pinturas que él ejecutó mientras estuvo en Elm Grove. Bosquejos de obras de ingeniería en India, y de escenas y paisajes allí, también despliega la misma habilidad. 
Su deseo de mantenerse libre de la sociedad mundana mientras estaba en India le dio tiempo de satisfacer sus gustos en esa dirección, y también estudiar botánica e hizo exquisitos dibujos de flores en todas sus etapas desde la yema hasta la semilla. Su correspondencia en ese tiempo también mostró la misma benevolencia hacia aquellos siervos de Dios que estaban trabajando en Su viña, lo que caracterizó sus últimos años.


Raramente él hablaría de algo en lo cual personalmente haya tenido alguna parte prominente, pero recordamos con que felicidad él recordaría su conversión como un niño en Kennington Room al sur de Londres, a través del hermano Leans cuyos dones y devoción él admiraba mucho. Allí también él fue recibido dentro de la comunión cristiana, donde Cronin y el coronel Langford eran hermanos prominentes. Él también hablaría de la permanente influencia de una visita de dos o tres semanas en aquellos primeros días a W. Kelly en Guernsey, que fue un punto de vuelta en alguna forma en su vida, como también de una visita posterior a este lugar a su retorno de India.


Después de dejar la escuela, estudio ingeniería civil en Londres, y obtuvo, poco después de la muerte de su madre, un muy importante puesto en India, hacia donde viajó vía Southampton, en 1859, yendo desde Cape a Madras. Sus habilidades impresionaron de tal manera a aquellos que estaban en autoridad, que lo encontramos a cargo de muy grandes contratos para la irrigación en Madras, ocupado en extensas y costosas obras, edificando represas a través de valles embalsando ríos, formando acueductos y canales para distribuir aguas sobre tierras estériles. Sobre estas obras W.J.L. Tuvo miles de hombres bajo su control cuando apenas tenía 23 años de edad. Fue en India que él usó primeramente su pluma para dar expresión a su profundo amor por el pueblo del Señor. Tres interesantes volúmenes de la revista que él editó allí para su edificación son aun preservados. Su salud, sin embargo, se mostró inadecuada para el clima de India, y los doctores le ordenaron que abandonase su puesto y retornase a casa.


Descanso y atención en Inglaterra y Suiza misericordiosamente tuvieron el efecto deseado, y a los 26 años de edad lo encontramos perfeccionando su conocimiento de francés bajo una hermana anciana en Suiza cuya piedad y eficiencia como maestra él a menudo mencionó con gratitud a Dios; su objeto entonces era entrar en la obra del Señor en Quebec entre los franceses-canadienses. Fue en este tiempo que su camino se cruzó con J.N. Darby, quien, como maestro cristiano, había influenciado a muchos jóvenes en Inglaterra, Francia, Alemania y Suiza por medio de sus dones y una comprensión excepcional de las verdades de la Biblia; cuyos sermones y lecturas orales, como también sus escritos, estaban afectando no solo a los profesores y estudiantes de muchas escuelas y universidades, como Ginebra y Oxford, sino también a cristianos en muchos países. 
J.N.D. Y otros que se habían reunido con él en Pau estaban ocupados en este tiempo en la obra de traducir las Escrituras al francés, una obra que después se extendió al alemán holandés, italiano e inglés. Los manuscritos del Nuevo Testamento casualmente llegaron a sus manos, y los examinó, y encontró un número de discrepancias, y el valor de las mejoras que él sugirió, sorprendieron e impresionaron a Darby, de manera que él dijo. "usted es justo el hombre que necesitamos aquí, usted debe ahora detenerse y ayudarnos."


De esta manera comenzó una amistad y cooperación en servicio con JND quien tenía una amplia influencia a través del mundo, y que duró hasta la muerte de JND en Bournemouth en 1882. Darby, en sus años posteriores a menudo dijo que no conocía a nadie con el conocimiento y comprensión general de la verdad en sus detalles, que aquel que poseía W.J.L. ¡Verdaderamente un gran tributo de tal hombre!


Muchos de los hermanos ancianos recordarán la parte que tuvo W.J. Lowe en las conferencias y reuniones de hermanos en los primeros días, y aunque no bien conocido en Inglaterra como en algunos lugares afuera, lo que él dijo nunca falló en llamar la atención y lo hizo ganarse el respeto y aprobación de aquellos que tenían el liderazgo entre los santos. Él viajó y trabajó incesantemente por el Señor, y fue bien conocido en las reuniones en Bélgica, Francia Alemania, Holanda, España y Suiza, y no pocas han sido el fruto de su propio ministerio. Él también visitó los Estados Unidos y Canadá varias veces.


Él se unió en matrimonio con Ellen McAdam, la hija de Cristopher McAdam de Notting Hill, en Septiembre 15, 1885, después de haber conocido a la familia y cooperado en mucho servicio para el Señor por muchos años; la luna de miel la pasaron el Dillenburg en Alemania. Aun en este tiempo la preocupación de nuestros hermanos con la obra del Señor fue tan absorbente que ellos no llegaron a Dillenburg hasta las 10.30 p.m. el día 19 debido a visitas a las varias reuniones en Holanda en el camino; el tiempo en Dillenburg también fue llenado con lecturas, visitas y reuniones, como era su costumbre, incluyendo cuatro días de conferencia en Elberfeld.


Después de la muerte de C. McAdam quien era bien conocido, y que había trabajado mucho para el Señor, especialmente distribuyendo ayuda a obreros en el extranjero, Lowe tomó esta obra incluyendo la publicación de Cartas de Interés. Esto continuó haciéndolo por casi 40 años hasta que esto vino a ser una forma de institución entre los santos. Este variado servicio lo puso en contacto con el pueblo de Dios en casi todo el mundo y acarreó una multitud de correspondencia de lo cual nadie tuvo una idea excepto aquellos más íntimamente vinculados con él. Las exigencias de esta incesante labor en su escritorio a favor de los santos y obreros más que sus viajes y obra pública, son indudablemente responsables por la falla de su memoria en los primeros años de la última guerra.


El escritor recuerda bien el primer encuentro con él. Fue en la casa de W.H. Broom, en Barnsbury, Londres, en 1889. Broom era un hombre a cuyo amor y cuidado paternal una gran cantidad de jóvenes deben más de lo que ellos han realizado. Ese día muchos de ellos habían sido invitados a encontrar a W.J.L. Por quien W.H.B. Tenía una profunda consideración. Lowe apareció, un hombre alto, con una oscura y larga barba, manos finas, una cabeza inusualmente afeitada, orejas pequeñas y puntiagudas, y vestido un poco descuidadamente, un hombre de aspecto serio. Nadie lo encontró superficial o petulante en el hablar, pero él ha sido el hombre más accesible. Los jóvenes siempre se acercaban a él a pesar del hábito que tenía de a veces preguntar cosas muy personales, lo que ellos denominaban, "preguntas molestas": todo en vista a despertar su interés en toda la Biblia. El secreto de esto, en alguna medida, era el tono de humor que él a veces podía introducir, y que ayudaba a desarmar los prejuicios y hacer sentir cómodos a las personas. Algunas de sus más interesantes y efectivas disertaciones sobre las Escrituras fueron hechas en reuniones informales de jóvenes. Él tenía mucha paciencia ante la ignorancia y limitaciones de las personas por tanto, los más pobres y simples siempre le daban la bienvenida; pero cuando, como a veces ocurría, un hermano estaba dispuesto a mostrar su conocimiento, algunos secos, o quizás, cortantes comentarios efectivamente cerrarían su boca. Aunque él tenía el conocimiento práctico de diez, si no once, lenguajes, nadie podía sospechar de esto en lo más mínimo al considerar su ministerio publico. La única vez que el escritor recuerda que él haya usado el griego o el hebreo públicamente, en unas cien reuniones en la que estuve presente en las cuales él estaba, fue una gran reunión en South Wales, compuesta de mineros y trabajadores del acero, convertidos del avivamiento en Wales, en 1906 donde estaban presentes algunos ministros. El que haya hecho esto parecía algo nuevo y sorprendente. Cuando se le preguntó acerca de las razones que tuvo para ello, él simplemente respondió, guiñando los ojos: "pensé darle algo a los ministros en qué pensar." Él aprendió español durante su breve visita a España.


Simplicidad, claridad y brevedad en la oración siempre lo caracterizaron. Él nunca soportaría lo que él denominaba "largas oraciones sin resuello," o lo que eran meras repeticiones a Dios de verdades bien conocidas. Pero en privado, o en el círculo domestico, él oraría muy fervientemente por cada uno y todo lo que venía ante él durante el día, no olvidando a nadie. Su fe en la palabra de Dios, en el poder de la oración, y en el gobierno de Dios era tal que nos avergüenza a muchos de nosotros; pero su dependencia del Señor y permanente practica de velar por la obra de Dios, a menudo hizo que fuese mal comprendido o parecer tibio y aun negligente; pero detrás de lo cual había un profundo interés y mucho esperar en Dios. Tiempos de aflicción en la iglesia de Dios él los sentiría agudamente, aun así mientras muchos pasarían noches sin sueño meditando en los estragos producidos por el enemigo, el final del día lo encontraría a él, en la simplicidad de un niño, siendo capaz de poner todo ante el Señor, y después se iba a dormir.


El gran lugar que él tenía en las afecciones de un amplio círculo del pueblo del Señor y sobre lo cual él puso un valor único. En una gran medida él entró en el espíritu de las palabras "los santos en la tierra y los excelentes, en quienes está toda mi delicia." Ciertamente sus labores a favor de ellos fue realmente abundante, pocos, salvo aquellos en mayor intimidad con él están conscientes de cuán abundantes, porque el siempre trató de ocultarse a sí mismo, mientras buscaba diligentemente honrar a su Señor y Maestro.


La lectura de sus diarios cuidadosamente guardados asombraría a cualquiera no conocedor de su vida. Ellos revelan actividades tan variadas e incesantes, en largas jornadas sobre diligencias o asno, en tren o a pie; de día o noche; predicando, visitando, teniendo correspondencia, y escribiendo, de manera que estos recuerdan una de las revistas de John Wesley más que a cualquier otra. A menudo él habla de estar cansado pero nunca de algún descanso o festivo. El hábito de levantarse muy temprano que caracterizó a J.N. Darby evidentemente ha influenciado a aquellos que trabajaron con él. Y esto no sorprende, por tanto, que nuestro estimado hermano haya sido encontrado habitualmente levantado entre las 4.30 y 5.30 a.m. y muy frecuentemente asistiendo a reuniones diarias para oración y lectura de la palabra entre las 6 y 7.45 tomando largas caminatas para tener lecturas bíblicas antes del almuerzo, predicando o teniendo lecturas bíblicas en la tarde con visitas entres ellas, predicación del evangelio por las noches en toda clase de lugares grandes y pequeños, seguidos por conversaciones con estos interesados ; después largas caminatas o cabalgaduras (a veces hasta la medianoche) para llegar a su destino por la noche, solo para partir tempranamente la próxima mañana. Lo vemos durmiendo en tiendas, graneros, en estaciones y casas de todas clases y condiciones. Por tales medios él se hacía amar por los corazones del pueblo de Dios y los movía en activo interés en "las cosas concernientes a Él mismo." 
Mientras verdaderamente podía decirse que era un hombre de conocimiento, íntimo de igual modo con Su Biblia y temas generales, fue como un hombre de oración que él brilló más. Él, al menos, oraría públicamente dos o tres veces en la reunión de oración, aunque la conciencia del debilitamiento de sus facultades le impedía hacer mucho más. Él oraba fervientemente, especialmente por los jóvenes, para que ellos pudiesen "crecer en gracia y en el conocimiento del Señor Jesucristo" y por los santos en Egipto por quienes tenía un especial amor.


Su obra pastoral combinada con la distribución de dinero que se le confiaba para los obreros, y las Cartas de Interés, lo ocupaba de tal manera que comparativamente poco de su ministerio escrito se encuentra en inglés, aunque hay más en francés. Los folletos en existencia son sin embargo todos de gran valor sobre los temas tratados, como: la Casa de Dios, Vida y Propiciación, La Elección de la Fe, sus artículos en Palabras de Ayuda, y algunas revistas más antiguas, y en la Salut de Dieu, una revista francesa que él editó por muchos años, pero ahora dirigida por Perier en París. Algunos de sus más valiosos escritos quedan en sus introducciones a las varias publicaciones de Cartas de Interés. La controversia de cualquiera forma era repugnante a su temperamento, y él nunca entraría en ésta excepto fuese obligado. Cuando lo hizo, siguiendo la costumbre de JND, tomaba la forma de útiles exposiciones de la escritura que trataban sobre el tema, más bien que de apuntar a la dialéctica sobre los oponentes. Él fue siempre cuidadoso de sustanciar cualquier declaración de doctrina que hacía citando las fuentes escriturales de las cuales ésta se derivaba, una práctica que haremos bien en seguir en nuestros días.


La siguiente es una copia de una anotación en el diario de Lowe en Abril 2, 1881, concerniente a Darby de quien él esperaba mucho durante su última enfermedad en la casa de H.A. Hammond, en Bournemouth. Esta no es solo una nota de gran interés, sino que todos los que han tenido el privilegio de conocer a Lowe reconocerán cuán de cerca él siguió el sabio consejo de J.N. Darby: "En la tarde J.N.D. tomó mi mano me atrajo a si y me besó, agradeciéndome muy sinceramente por toda la cooperación en su obra, y dijo: ‘hemos trabajado y regocijado juntos. Dios lo bendiga.' Un minuto después: ‘trabaje con los hermanos jóvenes, ocupando sus corazones con Cristo.' Un poco después, ‘ande con Cristo y con los hermanos.' Yo dije: ‘la única forma de andar con los hermanos es andar con Cristo, ¿o no?' ‘Si', dijo él, ‘y viceversa. Lo encomiendo a Dios y a la palabra de Su gracia.'"


Habiendo de este modo trabajado mucho con J.N.D. especialmente en la traducción de la Biblia, él compartió el gusto y delicia que el último encontró en ello, en vista de la ayuda y protección que debiese darse a los pobres del rebaño a medida que los días se hacían más difíciles. J.N. Darby repetidamente declaró que era para su beneficio más que para cualquier otro que la ardua tarea había sido emprendida. No se reconoce suficientemente que la "Nueva Traducción" encarna importantes características que la hacen una versión única siendo la obra de hombres que tenían un gran amor por el Señor y por toda la iglesia de Dios, sin considerar el nombre o sistema; los hombres a los cuales el Espíritu ha dado una excepcional penetración y comprensión de las verdades de las Escrituras y un deseo y celo por andar ellos mismos a la luz de ellas; quienes unían sana erudición y sobrio juicio con arduo trabajo y oración. Aun así él a menudo dijo que el respeto de J.N. Darby por la Versión Autorizada era tan pronunciado que si él hubiese vivido para producir otra edición de la "New Traslation" en dicción y fraseología habría seguido mucho más de cerca la Versión Autorizada, que lo que lo hace ahora. Tales hechos pesarían para aquellos que se inclinan hacia algunas de las traducciones modernas a menudo cuestionables. Fue, sin embargo, la especial tristeza de Lowe que una cantidad de valiosas notas que los traductores han compilado para la versión francesa del Nuevo Testamento (new traslation), de los manuscritos más recientemente encontrados, no puedan ser encarnadas en la versión inglesa también.


Habiendo conocido a F.E. Raven íntimamente por años, Lowe estuvo más consciente que mucho del excepcional sentido del valor de las palabras que F.E.R. poseía. Todo fue más penoso, por tanto, para él en 1890 y hacia adelante, encontrar a discípulos de F.E.R. suprimiendo los piadosos ejercicios y temores de sus hermanos con relación a los errores de éste último, por declarar que él tenía una mente metafísica, y por tanto sus palabras no debiesen ser tomadas demasiado seriamente. Lowe veía tales afirmaciones como siendo muchos esfuerzos de Satanás para ocultar odioso error en cuanto a Cristo y esta gran tristeza que sintió lo constriñó a combatir estas herejías por medio de su pluma y a través de muchas conversaciones personales con su autor. Los efectos a través de todo el mundo de este triste desarrollo de esta levadura, en medio de estos que debiesen haber sido los santos mejor instruidos, lamentablemente todavía permanecen: y la repugnancia de Lowe de esta enseñanza permaneció hasta el final. Nosotros por tanto nos atrevemos aquí a apelar a aquellos que todavía están identificados con estos errores, en las así llamadas asociaciones "Londres" y "Glanton", que den oídos a Gál.5:9, y con piadoso celo, se limpien a sí mismos públicamente de la levadura por causa del Señor.


La simplicidad de W.J. Lowe, y su dependencia de la guía del Señor, que ya ha sido mencionada, en ninguna parte se mostró más prominentemente que cuando se discutían lo que puede denominarse "cuestiones de iglesia." Él enfatizó la importancia de que las conciencias de todos aquellos afectados fuese alcanzada y tocada por Dios mismo, de que sintiesen su responsabilidad individual en la acción de asamblea, más bien que actuar mecánicamente en masa. Las dos palabras "administración" y "organización" eran abominaciones para él, dondequiera que eran introducidas para regular, ya sea desde fuera o dentro, la conducta de la asamblea de Dios. Nadie apreciaba estas cualidades en su propia esfera más que Lowe, pero él temía que su operación en la reunión porque, a su juicio, esto tendía a destruir la conciencia individual, y a introducir recursos humanos, que invariablemente militan contra, si no sofocan las operaciones del Espíritu en el reunir, especialmente al tratar y ordenar las dificultades de asamblea, dificultades, él sostenía, que el Señor a menudo permite que se levanten en vista a perfeccionar nuestra educación espiritual, y para el establecimiento en la verdad de todos estos comprometidos, que de otra manera ellos no podrían aprender.


Por otra parte la importancia de dar expresión practica a la verdad del un cuerpo, de las asambleas actuando de manera consistente con esa verdad; nuestro considerar lo que era debido a las conciencias de nuestros hermanos en todas nuestras acciones, eran para él materias fundamentales. Él ligaba mucho más importancia entre todas, a las reuniones de un carácter abierto, tal como esa sobre la cual insiste en 1 Cor. 14, que a lecturas a menudo ordenadas previamente, porque tales ejercicios producían ejercicios de corazón ante Dios, y dan lugar para la espontánea guía del Señor en medio de los Suyos, y para el uso y desarrollo de los variados dones que Él ha dado para la propia dirección y edificación de la asamblea. Pero donde un hermano abusa de esta libertad dada por Dios en tales reuniones, por ocupar un tiempo y no edificar, esto lo perturbaba mucho.


Él dio gran importancia sobre la piedad y consagración personal a Cristo. Los puntos de su variado ministerio eran a menudo dirigidos para producir estas virtudes, aunque algunos erróneamente lo acreditarían con indebida afición a veces por conocimiento doctrinal, y decir que él era más bien profundo. Si su conocimiento y delicia en la palabra de Dios nos parecía notable y a menudo nos avergonzaba, esto no es muy sorprendente, porque ¿no ha él martillado cada línea de esto sobre el yunque de un cuidadoso estudio con oración? En vista a estimular a los jóvenes a leer sus Biblias de tapa a tapa, él ocasionalmente les daría hojas de sus propias experiencias. Parece que muy tempranamente en su vida la importancia de estudiar más bien que de rozar, la Biblia se había apoderado de él.: "y,", dijo él, "yo leía capitulo tras capitulo por horas. Después, a veces me preguntaba a mi mismo ‘¿Qué he sacado realmente de todo esto?' a menudo uno tenía que confesar ‘nada'. Pero aun así perseveré en ello por meses y años. Entonces tuvo lugar una notable cosa. Mi Biblia de estudio vino a ser un libro vivo, un completo todo, cuyas variadas partes parecían brotar juntamente para explicar y suplementarse la una a la otra, el Antiguo Testamento como también el Nuevo Testamento vinieron a estar investidos con el más absorbente, y a veces emocionante interés. Por tanto, persevere en la lectura de la palabra de Dios. Si usted no parece obtener mucho de esto, siga leyendo. En el tiempo todo cambiará y dará lugar a un inmenso beneficio y placer espiritual, para ustedes mismos y aquellos que lo rodean."


Los siguientes son extractos de algunas de las más recientes cartas de Lowe. Lo que él dice en ellas no puede ser demasiado profundamente tomadas en el corazón. La puntuación es suya:


• (1) "En cuanto a sus preguntas: las almas son para mí más que asociaciones... La cosa triste es que ellos han perdido a Cristo, que es la única clave al evangelio o epístola de Juan; y por tanto ellos buscan realizar una idea de vida eterna de su propios sentimientos o experiencias en lugar de gozar esto como es mostrado en Cristo en presentes relaciones con el Padre." (Noviembre 16, 1917)


• (2) "No debemos olvidar Isa. 8:12-14. Si el objeto en vista es confederación en algún sentido como dando importancia a estos unidos juntos y un lugar de consideración entre los cristianos en general, esto simplemente terminará en un colapso claro y final de cualquier verdadero testimonio a la verdad, que Dios ha dado ochenta o noventa años atrás, no para nuestra gloria en algún sentido, sino por causa de Cristo. Esta es una consideración solemne y escrutadora para el corazón " (1917)


• (3) "Mi corazón tiembla por... La falta de consideración de las conciencias de otros y la determinación a buscar grandes reuniones y una extensión del testimonio público aun no ha sido modificado...El principio de confederación es humano, y completamente contra Cristo y contra ‘los dos o tres' reunidos a Él.


• (4) El principio es que, deseando ser ‘alguien' ante Dios, solo podemos inclinar nuestras cabezas con vergüenza, lentamente aprendiendo nuestra infidelidad y que no somos nada y ‘nadie' (Marzo, 1917)


• (5) "Debemos esperar ver el aumento en relajamiento en los últimos días; pero para todo hay recursos en el Señor, y aquellos que miran a Él, y guardan Su palabra, nunca encontrarán que Él les fallará en el tiempo de necesidad. La fe a menudo necesita ser probada, en vista a que pueda ser aprobada para la gloria de Dios. Pero dependencia es la gran lección del desierto" (Diciembre, 1919)


• (6) "en las materias ordinarias de esta vida, en cuanto a las circunstancias, etc., el camino de la fe no es escoger, sino entregarse uno mismo quietamente para que Dios ordene todo para nosotros...En las cosas espirituales lo contrario es lo bueno: Dios espera que escojamos lo que es más excelente en el camino que Él en gracia nos ha abierto (Efes. 5:15-17)
• (7) "Me he atrevido a hacer unas pocas modificaciones, la principal es una para usar la voz pasiva lo máximo posible, siempre una gran ayuda en este departamento de nuestra ocupación. Por favor no permita que mi nombre aparezca en alguna nota. Esta es una regla que he seguido por alrededor de cuarenta años, y ciertamente este no es el momento para cambiar. Una buena regla es mantener el principal punto de una sentencia tan cerca como sea posible a su verbo" (Julio, 1921)


• (8) "No he cambiado mi terreno que yo sepa, pero lo que deseo hacer es mostrar simpatía y comunión, en la medida que uno pueda, con aquellos que están simple y sinceramente andando con Dios. Pero la cautela de Jeremías en Jer.9:4, es tan verdadera y necesaria ahora, como siempre lo ha sido, y si tuviese una cosa más que otra en abominación, es el hacer partidos... pero difícilmente alguien es lo bastante cuidadoso para pasar un reporte exactamente como lo ha escuchado, sin ninguna calificación. Abomino todos los ‘partidos' y solo conozco ‘la verdad y nada sino la verdad' como el único vinculo de comunión" (Noviembre, 1920)


• (9) "En cuanto a las reuniones en el país, solo debemos esperar en el Señor (Sal.27:14). Esto es bueno en cada forma. Existe una tendencia a correr cuando no somos enviados, y también pérdida para el alma es estar preocupados con hacer algo, en lugar de estar quietamente esperando para ver lo que Él está haciendo, y actuar conforme a ello. ¿No piensa usted así? Cuán poco conocemos de la disciplina, que el Señor, en Su misericordia, nos provee en el camino, en vista a que nuestras almas puedan ser mantenidas en una sana condición, adecuados para pasar Sus mensajes cualquiera que estos puedan ser" (Noviembre, 1920)


• (10) "Mi tiempo ha pasado. Ha sido un placer servir a los santos, y el Señor ha sido muy misericordioso... A veces pienso que es posible trasgredir los límites e materias de comunión y no comunión (ver 1 Cor.5:10). Necesitamos sabiduría en vista a sacar la línea justa, y la misericordia de Dios es muy grande, mientras tenemos mucho que aprender concerniente al camino de la sabiduría en este mundo... como acerca de la escoria en 1 Cor. 4:13" (Diciembre, 1919).


• (11) "Pero tenemos que esperar en el Señor para que abra el camino, cuando tenemos algún servicio especial sobre nuestros corazones. Las cosas gradualmente se establecen. Pablo tomó consigo a Bernabé. La mitad de nuestra obra, para hablar moderadamente, consiste, o debiese consistir, de comunión. El Señor muestra que sembrador y segador no son las mismas personas (Jn.4:38). No es útil para nosotros hacer reglas propias en cuanto a ‘nuestra obra,' pero estimular la comunión en una forma práctica es muy importante. Un hombre hace ladrillos, y otro edifica con ellos; sacrificio propio parece muy atractivo; pero es mejor poner nuestras manos en el carro y empujarlo por media hora que ser capaces de decir: he hecho el carro y lo he empujado y llevado a casa. ¿Qué piensa usted?" (Junio, 1919)


• (12) "Qué maravillosa esperanza está ante nosotros, nada menos que nuestro mismo bendito Señor. Podamos ser encontrados velando de acuerdo al final de Marcos 13. La esperanza de Efes.4: Col. 1:27. En Hebreos 10:37, la palabra calificativa para ‘poquito' es repetida dando la fuerza de "siempre poquito." Y esto es reforzado por lo que sigue: ‘vendrá y no tardará'. Muy notables palabras, ¿no es así? (Abril, 1922)


• (13) "Durante toda mi vida nunca he sentido como he sentido últimamente, lo que fueron los profundos sufrimientos del bendito Señor, su enormidad, y lo terrible que fueron, de manos de Dios, de Satanás, y del hombre, como también al hacer expiación por todos los pecados de Su pueblo." (Diciembre, 1922)


El funeral que tuvo lugar en el cementerio Gap Road, Wimbledon, en Octubre, 3, fue asistido por una amplia y representativa compañía del pueblo del Señor, y la comunión fue verdaderamente fraternal. En la capilla fue cantado el himno 30. Nuestro hermano Th.R. oró, dando gracias a Dios por el largo servicio, su fidelidad al Señor, y el ejemplo de su vida. H.L. después leyó Mt.25:14-21; Lc. 17:7-10, y Tes. 2:19-20, y señaló como a través de toda la abnegada vida de nuestro hermano que ha partido estas escrituras han sido ejemplificadas. Después habiendo cantado el himno 287, nuestro hermano W.R. leyó 2 Sam. 3:38-39, y tocó nuestros corazones (1) al comparar a nuestro hermano que ha partido a un príncipe y gran hombre caído en el día de Israel; (2) al enfatizar que los que éramos dejados somos "débiles" en nosotros mismos, aunque ungidos por gracia y puestos en el lugar de reyes y sacerdotes para Dios; y (3) aunque la maldad y dureza de los enemigos de Cristo, los malhechores contra la verdad, son activos por todas partes, aun así tenemos, en nuestra debilidad, un precioso recurso en Cristo, quien todavía permanece con los Suyos, el bendito Señor de quien está escrito "Tú permaneces." "Tú eres el mismo." "tengo una nota suya, escrita en 1920, en la cual él alude a sus viajes a través de Francia con Jacques B., después de la guerra franco-alemana de 1870, cincuenta años antes, cuando ellos visitaban las asambleas para saber cómo ellas estaban bajo la presión del pie invasor, y él comenta: ‘el tiempo vuela, y todavía estamos esperando por la venida del Señor.'" Otro himno puso fin a la reunión. 
Ante el sepulcro y después de la oración fue cantado el himno "Para siempre con el Señor." Después el querido J.H.L. Oró y fervientemente agradeció al Señor por la "bendita esperanza" de Su retorno que hacía brillar tal momento con gozo divino.

Finalmente fue cantado el himno 90 con mucho sentimiento. 

"Gloria, honor, alabanza y poder 
Sean a Ti para siempre Cordero. 
Jesucristo es nuestro Redentor, 
¡Aleluya!, te alabamos Señor.


Comunicaciones recibidas de muchos lugares expresan el sentido de gran pérdida tenida por la iglesia de Dios en la partida de nuestro muy amado W.J.L.


Un hermano del Continente indica plenamente el sentimiento de los santos cuando escribe: "estamos agradecidos al Señor por llamar a casa a Su querido y fiel siervo, aunque sentimos muy profundamente la pérdida de la iglesia. ¡Qué bienvenida para él en ese lugar de inefable bendición, de Aquel a quien él ha servido con tal notable constancia, energía y fidelidad por más de sesenta años! Él era un hombre de fe, maravillosamente consagrado a los intereses del Señor, y la predicación de la Palabra a santos y pecadores. Él tendrá una plena recompensa por sus labores de amor y abnegación en el servicio. Lo he conocido por los últimos cuarenta años. Cuando era un joven de 17 años lo escuché hablar por primera vez acerca de Núm.4, y desde entonces he gozado profundamente su ministerio y amistad. Él fue usado para la conversión de muchas almas en Francia y Suiza, y para la edificación y fortalecimiento en la verdad de numerosos santos. El tenía la costumbre de decir en sus últimos años que recordaba con especial gozo la dulce comunión que tuvo en la predicación del evangelio en sus primeros años con mi querido padre unos sesenta años atrás. Él fue un gran amigo nuestro, y estaría agradecido de estar con ustedes en el funeral de hoy. Pronto el Señor vendrá y nuestros amados que han partido serán levantados de sus sepulcros y juntos saldremos al encuentro de nuestro bendito Señor en las nubes para estar siempre con Él."


T.B.W. escribe. La obra comenzada en Bélgica alrededor del año 1878 ha llevado mucho fruto. Muchas felices expresiones de gratitud por su amor y devoción aun se escuchan hoy entre los santos belgas." T.N.V. de Hague, escribe: "¡Cuán a menudo en años pasados él nos habló como jóvenes! ¡Qué grande fue su amor por la Biblia! Si tales hombres son quitados de nosotros, sentimos grandemente la pérdida. Uno grandemente dotado por Dios ha sido quitado hoy de nuestras vidas. Recuerdo cuán a menudo Lowe estuvo en medio nuestro y despertó nuestro amor por toda la Biblia, no solo por el Nuevo Testamento, sino también por el Antiguo Testamento. Él siempre fue simple, y lleno de preguntas para los creyentes jóvenes, en vista a hacerlos pensar. Pero estamos felices de que el Señor a quien amó a tomado a Su fiel siervo para estar con Él mismo."

 

 

Arend Remmers